Los procesadores Kaby Lake llegan a fabricantes

Intel comienza a distribuir sus nuevos procesadores Kaby Lake a los fabricantes, en un paso previo a su llegada al resto de los equipos comerciales para otoño. Si bien mantiene el proceso de fabricación de los 14nm y se resiste a dar el salto a los 10nm, sí que supone una mejora respecto a los anteriores Skylake.

El proceso de fabricación de 14 nanómetros de los procesadores Skylake se mejora, no saltando hacia el proceso de 10nm reservados para la generación de procesadores de Intel de 2017, pero sí se ven mejoras relativas a una serie de aspectos que harán de los Kaby Lakeunos buenos anfitriones de los terminales que lo monten desde este mismo otoño.

 

 

Estos nuevos procesadores Kaby Lake incluyen soporte para USB 3.1 sin necesidad de un controlador extra, pero también empuja el rendimiento 3D de la propia GPU y resolución 4K, sin obviar el evidente soporte para memorias DDR4 y DDR3.

Esta séptima generación de procesadores de Intel está muy cerca de llegar al mercado de forma general. El consejero delegado de Intel, Brian Krzanich, ha adelantando que los nuevos procesadores Kaby Lake se están empezando a distribuir a los fabricantes y que, en principio, sería sólo cuestión de algunos meses para que el usuario pueda empezar a adquirir terminales bajo esta arquitectura.

Se estima que los primeros terminales con Windows 10 con Kaby Lake se distribuirán este otoño, aunque Microsoft esperaría un año después a introducirlos en sus nuevos productos Surface.